20 años de periodismo

20 años de periodismo

 
A Rafael Contreras
El 16. D16. Diario 16 Málaga. Aquel martes 2 de marzo de 1993 compré el periódico en el kiosco de Toñi, al lado del portal principal de la Arcadia Feliz. Allí estaba, por primera vez, mi nombre en negrita en Diario 16 Málaga. Era un titular a cuatro columnas: “Jesús de Medinaceli rescata el viernes las ilusiones de numerosos malagueños”.  Lo trabajé como si me fuera a jugar mi futuro profesional. En realidad lo estaba haciendo. Era un reportaje humano, un tipo de historias que me ha gustado mucho escribir en estos 20 años ininterrumpidos publicando en cabeceras de diarios nacionales: Diario 16, El Mundo y El Confidencial.
Así arrancaba el texto: “Isabel reza, de rodillas, como todos los viernes del año, ante el Cristo de Medinaceli. Hace ya muchos años que esta señora de aspecto agradable, pelo canoso y avanzada edad es devota de esta imagen. Ella tiene promesa de venir andando desde su casa, en un modesto piso del sector de la carretera de Cádiz, hasta la Iglesia de Santiago. El hijo de Isabel es trabajador de los camiones de la basura y ayer tuvo un accidente. Sabe Isabel que se debería haber quedado en Carlos Haya, al lado de él, pero su devoción por el Cristo es grande”.
Para escribir el reportaje leía con detalles historias de Javier Valenzuela en El País y de Carlos Fresneda en El Mundo. También me fijaba en las columnas y crónicas de Ignacio Camacho en Diario 16 Andalucía. Mis temas eran locales y aprendía mucho en el día a día en aquella mítica redacción de la calle Faro número 4. También sentía que en el periodismo había que estar muy atentos a las formas, en cómo escribían los mejores periodistas. Apuntaba adjetivos, verbos, modos de enfocar un tema…
Lo normal cuando uno empieza a escribir en un periódico es cubrir ruedas de prensa y reelaborar teletipos. Eso también lo hice, pero sobre todo me dedicaba a los reportajes y a las entrevistas. Siempre me han gustado los retos. Aquel lo era. Ahora tengo la fortuna de enseñar a mis alumnos de Periodismo de la Universidad de Málaga a diseccionar las técnicas de la narrativa periodística. Enseñar en la Facultad me ayuda a esforzarme por intentar ser cada día mejor periodista. No puedo enseñar una cosa por la mañana y por la tarde no aplicar en El Confidencial lo que les digo a los alumnos.
Este 2 de marzo de 2013 cumplo 20 años como periodista. Aunque ya había estados dos veranos de prácticas en Canal Málaga (la que luego se denominó Málaga TV) y había escrito dos artículos sueltos en Diario Málaga-Costa del Sol, me considero periodista desde esta fecha, cuando empecé a colaborar en un periódico que fue mi escuela. Y a quien más le debo es a Rafael Contreras, Maestro y Amigo. En mayúsculas, por supuesto.
Rafael me enseñó el oficio en la sección de Local, donde más se aprende. Y mucho más en el periodismo aún más Local (sin caer en el localismo) y no menos importante: la información de Cofradías, Semana Santa, Rocío, Feria y Peñas. A él, ese capitán de la malísimamente llamada “Página escoba”, le debo esta primera historia que os adjunto. Y a Rafael le brindo este post. Y a mis padres con los que compartí ayer viernes una visita a la Iglesia de Santiago el día de Jesús de Medinaceli, el protagonista de la primera historia de estos primeros 20 años de carrera periodística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *