Entrevista a David Jiménez, autor de ‘El lugar más feliz del mundo’: “En periodismo, cada vez es más difícil encontrar historias únicas”

Entrevista a David Jiménez, autor de ‘El lugar más feliz del mundo’: “En periodismo, cada vez es más difícil encontrar historias únicas”

David Jiménez (Barcelona, 1971) lleva 15 años como corresponsal de El Mundo en Asia. Le comparan con Ryszard Kapuściński, quizá el mejor reportero del siglo XX. Una entrada de su blog (Putas y periodistas) provocó un debate intenso en España, vía Twitter, sobre la maltrecha salud del periodismo. Ahora, en El lugar más feliz del mundo (Kailas), ofrece una colección de reportajes humanos, salpicados de oportunas reflexiones sobre el trabajo del corresponsal y enviado especial, como ya explicó en este diario.
Se trata de un viaje fascinante al reporterismo clásico en 30 historias divididas en seis partes: lugares, fronteras, calles, celdas, amaneceres y retornos; como su vuelta a la zona de exclusión nuclear de Fukushima; la conversación melancólica con el doctor Guru en el “paraíso en la tierra” de Cachemira; o ese irónico “lugar más feliz del mundo” de la Corea del Norte del “Querido Líder” Kim Il-Sung. “El final de un viaje hacia uno mismo”, relata en la obra, de 220 páginas.

El Confidencial entrevista vía telefónica a Jiménez, atrapado en medio de un atasco en el caos de tráfico de Bangkok, unos días antes de llegar a España. Este lunes la periodista Ana Pastor presenta su libro en la sede de la SGAEEl periodista, “un viajero que ha pasado a ser una especie en extinción en un mundo tomado por turistas”, conserva esa aura romántica e idealista de aquel reportero que en octubre de 1998 aterrizó en Hong Kong dispuesto a estar en la calle, conocer a gente y contar historias olvidadas o inéditas.

¿Cuál era la intención al escribir El lugar más feliz del mundo?
La idea del libro es un homenaje al reporterismo. No quería historias muy largas, mi objetivo era que tuvieran el mismo espacio que podrían tener en un periódico. Ahora que cada vez manda más la rapidez y la cantidad de información, me gustaba hacer ese homenaje al gran reportaje por temor a que esté agonizando. Cada vez hay menos dinero para ese tipo de periodismo y creo que he tenido la suerte de poder dedicarme durante gran parte de mi carrera mucho tiempo al reportaje; se me han dado los medios para poder hacer ese tipo de periodismo y me daría muchísima lástima que se perdiera.
Aquí el resto de la entrevista publicada este lunes en El Confidencial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *