El final de Mad Men (Ojo: lleva spoilers)

El final de Mad Men (Ojo: lleva spoilers)

Atención: ¡Spoilers!

¿Don se tira o no se tira? ¿Regresa con Betty? ¿Sally viaja a Madrid? ¿Roger seguirá en la agencia?

La estética, pero no sólo la estética. Colores vivos, la esencia de una época que transformó América, como les gusta decir a los estadounidenses.

Unos diálogos muy depurados e inteligentes, para espectadores de paladar exquisito. Entretenida, lenta cuando quería, brillante, rotunda, con artificios necesarios. De realismo hiperbólico. Con personajes tan creíbles que te los llevarías -de nuevo- a California o a Madison Avenue.

Hemos sufrido con Don Draper. Sabemos lo ligón o lo mal padre que es. También que es generoso, presumido y aventurero. Conocemos sus debilidades y su fortaleza como adorable encantador de serpientes. Draper como metáfora del éxito y el fracaso indisolublemente unidos.

Mad Men se ha despedido con una sonrisa, sol y alegría. Un optimismo quizá inesperado de esos locos de Madison con los que hemos convivido tantos años esperando la aparición luminosa de personajes como Peggy, Campbell o Joan.

¿Acaso no hay mejor final para la mejor serie de todos los tiempos?

Bienvenidos al club de los viudos de Mad Men.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *