Teodoro León Gross y el articulismo

Juvenal Soto comparó la prosa de TLG -en este artículo, Contra el azar– con la de Paul Auster. Recomendó Periodismo débil (Almuzara) y El camino del Sur (Las cuatro estaciones, Fundación Málaga), una antología -1996-2006- de sus columnas en Sur. Lástima que las de Diario 16 (primera mitad de los noventa) todavía no se hayan editado en formato libro.

Escribo de/sobre Teodoro León Gross, mi profesor de Redacción Periodística en la Facultad, y desde entonces amigo y referente. La charla fue el pasado miércoles en el curso de escritura creativa que ha organizado la UMA bajo la dirección de Soto y la secretaría técnica del profesor Bernardo Gómez.

Como he hecho en algunos post, como el de Vargas Llosa o Victoria Prego, agrupo algunas de las principales ideas en píldoras:

1) Hay que diferenciar el interés público (economía, política y legislación) del interés del público (la vida de los famosos y los deportes).

2) Al margen del talento, hay que tener oficio.

3) La elección del tema y la estrategia antes de escribir el artículo van unidas.

4) Manuel Alcántara, como el animal que busca una presa, lee los periódicos antes de comer. Vuelve sobre las 16.30 y en la comida piensa el artículo, algún juego de palabras, una cita, una frase.

5) Alcántara siempre busca una ironía o una sentencia para cerrar un párrafo, algo sorprendente que agarre al lector.

6) Hay autores que citan a autores que no han leído. Con la edad citas menos.

7) En los artículos no se precisa mucha adjetivación. «El adjetivo que no da vida, mata. El que no mata, da mucha vida». En la adjetivación se mide la creatividad.

8) La gran mayoría de articulistas escriben ahora de Luis Bárcenas o del niño Ryan. Una máxima alcantariana: «Hay que huir de lo que van a escribir todos los articulistas». También Alcántara: «Hay que escribir de lo que la gente esté hablando en los cafés».

9) No existen temas interesantes, sino ideas interesantes.

10) Conviene ajustar el tono a nuestra idea. La identificación con el lector es consecuencia del tono y la sorpresa.

11) La clave es persuadir, obtener la adhesión del lector, cautivarlo, ver la realidad de una manera singular y que el lector se identifique.

12) El articulista se debe mover en el terreno de lo verosímil, que parezca verdad.

13) En el articulismo hay que practicar la retórica pragmática, resultadista, como en fútbol, a la italiana. Se trata de ganar el partido. Si además se juega bien, estupendo, pero lo importante es el resultado.

14) Una cita clásica: «La forma es la virtud más codiciada, la más brillante y efectista. Engrenda placer. El público le presta más atención y le concede más crédito».

15) Mis artículos [los de León Gross] pertenecen a la escuela anglosajona, más de análisis. Intento una profunda consistencia del argumento.

16) La clave está en el arranque, en la entrada, en las tres primeras líneas.

17) ¿Cómo se aprende a ser un buen columnista? Leyendo y escribiendo mucho.

Algunos de los artículos que Teodoro citó como ejemplos de buen articulismo:

Ignacio Camacho, ABC: Se busca a Luis, el cabrón

Raúl del Pozo, EL MUNDO: Garganta de seda

Carmen Rigalt, EL MUNDO: Tarzán y la señorita Pepis

David Gistau, EL MUNDO: El infinito y más allá

Rosa Montero, El País: País

José Andrés Rojo, El País (blog El rincón del distraído): Aire fresco

También citó un artículo de Fernando Ónega, otro de Gabriel Albiac en ABC y de Manuel Alcántara en Vocento cuyos enlaces no he localizado.

4 comentarios

  1. Responder Anonymous

    Teodoro es habitualmente lo único que merece la pena de su periódico. Ojalá Sur tuviera la décima parte de su mirada crítica

Responder a Agustín Rivera Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *