Manuel Pimentel, de ministro a editor multitarea

El ex ministro con cara de niño y flequillo nervioso se zampa dos manuscritos a la semana. Y al menos una novela y un ensayo. Menos en su despacho, lee en cualquier sitio. Aunque donde mejor se concentra -en silencio, sin música- es por la noche, en el sillón de su casa de las afueras de Córdoba. Manuel Pimentel pasará una semana en Marruecos (Fez y Tetuán). Algún fin de semana en la Costa del Sol. “Me encanta la noche de Málaga. Es muy variopinta, alegre y cosmopolita. También me divierte el chiringuito, es muy nuestro”. En agosto baja el ritmo y traza planes para septiembre. Busca nuevos autores, escucha los cambios tecnológicos y sigue la política, aquella pasión que no olvida y a la que no regresará. Asegura que jamás.

La Tinta de Verano que escribo hoy en El Confidencial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *