Presente y futuro arquitectónico en Málaga (III)

Iglesia de Stella Maris. Foto: Andaluciaimagen.com

Eduardo Rojas, profesor de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Málaga, recuerda algunos ejemplos arquitectónicos que merecen la pena:

Históricos:

La Iglesia de Stella Maris, diseñada por García Paredes, “muy racionalista y con materiales vinculados al Pop”.

El edificio del Mercado de Mayoristas, “edificio racional, de líneas muy rectas”

Actuales:

El Auditorio Municipal de Pérez de la Fuente.
La Ciudad de la Justicia de José Seguí, “muy sobrio y ejemplificador”.

—————-
Paco San Martín criticó la falta de cohexión de la ciudad, de cultura urbana y del asociacionismo. La presión del capital. Los puentes “torpes” del Guadalmedina. La pérgola junto al hotel NH. Una ciudad hecha a “taquitos”, con un espacio público “devaluado” (la Plaza de la Marina). La calle Larios, cuando llueve, resbala. “Parece una pista de patinaje”. La “caricatura” de Andalucía en el centro de ocio Plaza Mayor. Se sincera el decano del Colegio de Arquitectos: “Yo viviría mejor fuera de Málaga”. Su calidad de vida: “Cuando subes a Gibralfaro o paseo al borde del mar…”. Marbella: “A pesar de Gil, hay más calidad arquitectónica”. “Aquí nos falta más chovinismo”, dijo San Martín. Alguien apuntó, en broma, que habría que inflirtarse en las cofradías, el único colectivo que está organizado.

Más: “Las pequeñas actuaciones hacen más efecto que las emblemáticas”. Una mujer del público pone un ejemplo: el edificio de Carretería, 1.

También se habla del “ocultismo” en la Gerencia de Urbanismo: “Todo se politiza”. Otra mujer contra las balaustradas y los “tres tenores”: Ángel Asenjo, José Seguí y Moreno Peralta, que mañana dará una conferencia en el OMAU. San Martín no habla de ninguno de sus tres compañeros.

—————
El debate empezó a las 20.15. Acabó a las 22 horas. Las ideas seguían surgiendo. Una mujer, sentada en la segunda fila, habla de que en niguna ciudad como en Málaga ha sentido más la soledad. La nula solidaridad de la sociedad.

Un arquitecto mexicano, cuya mujer trabajó en Notimex en México DF, me critica la falta de civismo de los jóvenes. Las carpas y la fiesta sin límite. La ciudad feliz, que dijo Juan Cruz. La ciudad del trapicheo, según Antonio Soler.

Málaga es más, mucho más, que luz, sol y pescaítos en Pedregalejo. Anoche se notó. Hay gente que quiere que cambien las cosas, motivada por la buena arquitectura y el orden urbanístico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *