Minicuento de Nochevieja

Minicuento de Nochevieja

Cansado, débil y sin alma. Llegaste justo en el momento elegido para el último desafío, cuando yo había abandonado cualquier esperanza.

Un reloj, una escritura huracanada y un instante. El borrador de los sueños del tiempo estaba a punto de cumplir su misión. El lugar del almanaque donde habitan anhelos, deseos e ilusiones sin romper.

La memoria del futuro acecha un minuto antes de la sentencia. Ha llegado el fin de tanto dolor, tanto sufrimiento, tanta angustia. No, no eres un milagro. Estamos aquí solos, frente a frente. Ya no hay testigos.

Dos corazones unidos tras la tempestad, dos exploradores de los sentimientos en este océano de incertidumbres. Cuando llegaste tú la zozobra se esfumó. Eres la campanada de mi vida.

8 comentarios

Responder a Alfonso Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *